viernes, 16 de mayo de 2008

Juegos por teléfono

Suena el móvil, "¿quién será? No espero a nadie. Seguro que es mamá, o quizás papá, quien sabe, a lo mejor alguien de clase que necesita algo. Bah, no me apetece levantarme ahora, si es urgente volverá a llamar. "
Segundos más tarde ha dejado de sonar. Miro ensimismada el techo de mi habitación tumbada en mi cama, pensando en todo y en nada, escuchando los ruidos de mis vecinos pero sin prestar atención a ninguno en particular, pero el teléfono vuelve a sonar. Me levanto, miro la pantalla y una sonrisa se dibuja en mi rostro, ha llegado el momento de jugar.
"Hola, ¿cómo estas?, ¿qué haces?"... siempre empezamos igual, los minutos van pasando, hablamos y hablamos sin ser conscientes de que el tiempo no se detiene y las manecillas del reloj siguen su curso. De repente me dices lo mucho que me quieres y yo te contesto lo pelota que eres, me ofreces el paraíso a tu lado y aunque me gustaría decirte que sí, en el fondo sé que sólo estas jugando, pero me gusta tu juego y por eso no me importa jugar. Tu has decidido las reglas, yo las acato porque me divierte pasarme las horas colgada del teléfono hablando contigo. Veinte minutos, treinta, cincuenta...."llevamos más de una hora hablando, te va a costar un ojo de la cara" porque claro, siempre llamas tú. "Que duermas bien. Que descanses. Un besito. Otro"... siempre acabamos igual.
Luego, pasan los días, pero en algún momento, un mensaje o una perdida mía en tu móvil te hacen saber que hoy tengo ganas de jugar otra vez.

6 comentarios:

Estela dijo...

Siempre hay alguien especial, que nos hace dibujar una sonrisa, aunque ahora, sólo se trate de un juego.
Quizá mañana puede ser otra cosa...
Un beso!

Mara dijo...

Bueno... es que los juegos siempre nos han hecho felices, no? Por lo menos a mí jeje Besitos Lorena :)

bebita dijo...

No pasábamos cuando éramos pequeños horas jugando y jugando y nos hacía inmensamente felices? Pues eso... Sigamos jugando! Besitos!

Críptica dijo...

Estas son las pequeñas cosas que nos hacen sonreír. Un besito Lorena, buen finde¡

Lorena Ferrer dijo...

estela. prefiero no pensar en lo que puede ser mañana y disfrutar del juego que es para mi ahora jaja.un beso

mara. hombre...hay juegos que a veces hacen un poquito de daño pero por norma general... besos

bebita. pues a jugar se ha dicho jajaja. un besito

críptica. la verdad es que sonreir si que me hace y también olvido por un momento todas mis preocupaciones que no son pocas. Buen finde a ti también. Un besito

Elena Briz Briz dijo...

Ese juego es genial si todos saben a que están jugando, lo malo es cuando alguno de los dos no es consciente o no puede evitarlo. Entonces es hora de dejar de jugar porque sino al final será el dolor el que te lo impida, mejor jugar a otro juego que te haga reir de verdad y disfrutar sin tener que pensar que mañana igual él se habrá cansado de jugar y serás tu la que tenga que pagar!!!